El mes de septiembre deja en la provincia de Ávila 297 parados más, lo que supone un incremento del 2,51 por ciento, muy por encima del porcentaje regional (0,72%) y nacional (0,82%). Las afiliaciones a la Seguridad Social bajaron en 1,65 por ciento, aunque la variación interanual es positiva (1,13%).

Se rompe así la tendencia a la baja de los siete meses anteriores respecto al número de personas en paro registradas en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) de Ávila, aunque en términos anuales el desempleo desciende un 10,33 por ciento (1.400 parados menos).

Este mal dato se ceba con el sector servicios, donde se han registrado 406 desempleados más que agosto. Por razones debidas a la estacionalidad, la pérdida de puestos de trabajo ha tenido mayor incidencia en actividades como hostelería, comercio y servicios sociales. Hay que señalar que, desde el inicio de la serie histórica, el paro ha subido a nivel nacional hasta 18 veces en un mes de septiembre (solo en 2005, 2006 y 2007 ha registrado descensos).

En Ávila el daño es mayor debido a la alta dependencia que la provincia tiene de sectores vinculados a los servicios. Desde CONFAE creemos que debemos sentirnos afortunados por contar con dicho potencial, pero esto no resta importancia a la necesidad de apostar por la reindustrialización de Ávila.

En este sentido, hay que recordar que hace unas semanas se presentó oficialmente el Plan Industrial Ávila 2020: ‘Estrategia por la industria y el empleo’. Esta iniciativa de los consejos de Diálogo Social de Ávila y provincia, con una treintena de propuestas sobre industrialización y reindustrialización, y diez más de carácter complementario, debe llegar cuanto antes a la Junta de Castilla y León. Además, debe propiciar, con el compromiso responsable de todas las administraciones, la generación estable y permanente de tejido industrial y de empleo.