Siguiendo la tendencia de los últimos meses, durante el mes de noviembre ha vuelto a subir el paro en la provincia de Ávila, esta vez, 94 personas, lo que supone un 0,59 % más respecto al mes anterior y un total de 15.916 personas desempleadas. En lo que va de año, el paro ha subido en Ávila en 1.452 personas. Por sectores, de las 15.916 personas inscritas en el INEM, 818 pertenecen al sector de la Agricultura, 1.369 de la Industria, 4.068 al de la Construcción, 7.350 al de Servicios y, las 2.271 restantes, al colectivo “sin empleo anterior”. En Castilla y León, también ha vuelto a subir el paro y lo ha hecho en todas las provincias, en concreto, en 3.634 personas, situándose la cifra total del paro en 203.568; idéntica situación se reproduce en los datos nacionales en los que el paro se ha incrementado en 59. 536 personas, por lo que la cifra total de paro en España se sitúa en el penúltimo mes del año en 4.420.462 personas. Desde CIONFAE seguimos preocupados por la situación del mercado laboral en nuestra provincia. Si bien es cierto, el incremento registrado este mes es bastante menor que el de hace un mes, cuando el paro subía en 372 personas, pero sigue siendo un mal dato para la recuperación económica de nuestra provincia. Todo indica que en los próximos meses, poco o muy poco va a cambiar esta situación, a menos que el nuevo Ejecutivo empiece desde el minuto cero a adoptar las medidas adecuadas teniendo en cuenta las demandas y recomendaciones que desde las Organizaciones Empresariales llevamos meses, incluso años, reclamando. Hace un par de días, la Oficina Comunitaria de Estadística, Eurostat, informaba que el índice de desempleo de la Unión Europea ha alcanzado su cifra más elevada en lo que va de año, situándose en el 10,3% en la zona euro, y en el 9,8 % para el conjunto de países de la Unión. En términos absolutos significa que cerca de 23, 6 millones de personas no tienen trabajo en Europa, de las cuales, un total de 16,3 millones residen en los países de la moneda común. De ellos, España y Grecia acumulan el mayor porcentaje de paro, con un 22,8 % y un 18,3%, respectivamente. Cifras desorbitadas que tienen su origen en la crisis, o mejor dicho, en la gestión que se ha hecho de la crisis en estos países, porque si no sería difícil entender cómo, a pesar de la globalidad de la crisis, en Austria, por ejemplo, el paro registrado supone un 4,1 % del total europeo; un 4,7 % en Luxemburgo o un 4,8 % en Holanda.