Efectos coyunturales vinculados especialmente a la actividad turística han llevado a nuestra provincia a liderar la bajada del paro en julio en nuestra Comunidad Autónoma. En concreto, desciende un 4,78 por ciento en Ávila (muy por encima de los porcentajes registrados a nivel regional y nacional, -1,69% y -0,86%, respectivamente), lo que se traduce en 530 parados menos, cuando en el mismo mes de 2017 bajo en 240 personas.

Si consideramos que la temporada turística tiene una influencia esencial en esta evolución (206 parados mes en el sector Servicios), debemos hacerlo resalando la fortaleza de los recursos turísticos de nuestra provincia y la competitividad de sectores económicos que trabajan día a día por mejorar la oferta en los ámbitos de la hostelería, el comercio y los servicios.

También es muy bueno el dato del crecimiento del empleo en la construcción (116 parados menos), toda vez que es un sector con un fuerte peso específico en la estructura económica (suelo, materias primas, mano de obra, financiación…); no pudiendo decir lo mismo de la industria, en la que el paro solo baja en 41 personas. Esto pone de relieve que, al menos respecto a nuestra provincia, las políticas industriales no son ni decididas ni eficientes.

Es preciso que todas las administraciones no solo anuncien voluntades o indiquen compromisos, sino que pongan recursos a favor de la promoción económica industrial, acción hacia la que se avanza con velocidad desigual. Desde CONFAE se considera que hay una hoja de ruta que se debe impulsar: Ávila 2020 ‘Estrategia para la Industria y el Empleo. Así lo está haciendo ya la Diputación Provincial y se espera lo mismo de Ayuntamiento de Ávila, Junta de Castilla y León y Administración central para pasar de las políticas a los hechos, que es lo que necesita una provincia como Ávila para que una mayor industrialización se traduzca en creación de empleo permanente y en un peso en el PIB proporcional y equilibrado con el que tienen otras provincias de la región (que nos superan en más de cuatro puntos en relación al peso industrial en el PIB).