La Confederación Abulense de Empresarios, y por extensión el tejido empresarial abulense al que representa, está siguiendo con estupefacción, que no con resignación, la diatriba mediática, demagógica y política con que, ocultando intereses espurios, se están lanzando acometidas contra la iniciativa Tracción Ávila, que no pretende más que fomentar la atracción de industrias, el respaldo a proyectos empresariales y la promoción económica, sumando como resultante la creación de empleo.

Así pues, Tracción Ávila no es ni ha pretendido ser, en ningún momento, un arma arrojadiza para la oposición política que parece indiferente a  los intereses de los abulenses; no es un planteamiento que precise de asesores sindicales a quienes solo preocupa el origen, que no el contenido de la iniciativa; no es ninguna ensoñación de algún sindicato empresarial de naturaleza tan incierta como inverosímil; y no es en definitiva ninguna puntilla para Ávila 20.20, Estrategia para la Industria y el Empleo, proyecto que lejos de estar caduco, está más vivo que nunca por cuanto se enmarca en el Plan Director Industrial de Castilla y León que, no olvidemos, cuenta con una consignación del gobierno regional de 836,6 millones de euros hasta 2020. Es más, la prueba tangible de que Ávila 20.20 es un planteamiento plenamente vigente la tenemos en que el Estado, la Junta y las administraciones local y provincial están comprometiendo fondos para la materialización de sus objetivos en un camino en el que solo se ha empezado a andar.

Cuando en el mes de septiembre de 2017 se presentaba a todos los medios de comunicación la iniciativa Ávila 20.20, Estrategia para la Industria y el Empleo, en un acto conjunto en el que participaban Diputación, Ayuntamiento de Ávila,  sindicatos y CONFAE, se ponía muy claro sobre la mesa, de manera muy inteligible, no solo los antecedentes e itinerarios seguidos para construir esta estrategia, su marco económico, político e institucional, o las potencialidades  empresariales emergentes de nuestra provincia, sino también y lo que es más relevante y debe ser más definitivo, propuestas muy concretas para la industrialización de la provincia de Ávila, partiendo del dimensionamiento del tejido industrial, las bases para la innovación tecnológica y la digitalización, los instrumentos financieros y los entorno industriales; pasando  después a la fundamentación de medidas específicas en sectores industriales prioritarios como la agroalimentación, la automoción y sus componentes y equipos, la energía, el medio ambiente y las tecnologías de la información y las comunicaciones; amén de una seria de actuaciones complementarias a modo de medidas de acompañamiento, necesarias para dar soporte estructural a tales objetivos.

Aprobado Ávila 20.20 por todos los participantes, se pasó a un período de transición en el que la Mesa Conjunta de Diálogo Social hizo hincapié en el hecho reivindicativo dirigido a recabar el concurso de la Junta de Castilla y León y el Estado con este plan, cuyas medidas están perfectamente incardinadas en el Plan Director Industrial regional.

A la vista de la lentitud de los avances, de la ambigüedad de algunos compromisos y de la inactividad de algunos agentes, CONFAE decide que para desarrollar Ávila 20.20 hay que dar un paso al frente tirando de la Estrategia para la Industria y el Empleo con acciones de dinamización económica, industrial y transversal,  lo que se hace a través de un laborioso proyecto que emana directamente de las propuestas de Ávila 20.20 que se denomina coherentemente Tracción Ávila, una iniciativa de progreso que se aprueba en la reunión de la Mesa Conjunta de Diálogo Social celebrada en abril de 2018, y que contiene una serie de líneas de trabajo bien definidas que deben servir para sumar esfuerzos y recursos en la búsqueda de oportunidades para atraer industria,  promover la actividad comercial y el consumo en toda la provincia y, como consecuencia de ello, generar empleo.

De manera sintética, a la espera de la firma del Convenio con Diputación, pero con el ánimo también de rebatir el trato injusto que se está dando, quizás por desconocimiento, a este proyecto, queremos trasladar las líneas generales de actuación que contiene, que están por supuesto perfectamente planificadas, sincronizadas y evaluadas, habiéndose de llevar a cabo mediante la contratación de los recursos humanos, técnicos y logísticos necesarios desde la plena transparencia y libertad de concurrencia, y con unos objetivos cuantificados centrados en acciones como:

·        Captación de inversiones.

o   Acción netamente comercial para atraer empresas e inversores a la provincia de Ávila.

o   Suelo industrial, logística, comunicaciones, locales comerciales, e incentivos.

o   Espacios para empresas auxiliares.

o   Optimización de productos autóctonos objeto de transformación.

o   Formación especializada y cualificación de trabajadores.

·        Gestión integral de proyectos.

o   Recursos públicos y privados y soportes financieros.

o   Transmisión de empresas.

o   Innovación y Centros Tecnológicos.

o   Orientación, tutorización para el emprendimiento

o   Constitución de Empresas.

o   Intermediación laboral.

·        Promoción comercial e internacionalización.

o   Congresos y eventos promocionales.

o   Ferias específicas sobre sectores referentes.

o   Internacionalización: Nuevos mercados, Carteras Comerciales y Foros Internacionales.

·        Plataforma Comercial.

o   Web  de acceso libre para promocionar productos y servicios abulenses dando cabida a la venta on line.

o   Aplicaciones y servicios tecnológicos.

o   Estrategias de difusión y promoción.

o   Participación de consultora tecnológica.

 

Con esta estructura, que se desarrolla y completa en 12 páginas, CONFAE y Diputación Provincial apuestan por la actividad económica e industrial de la provincia de Ávila, a la que esperamos se sume el Ayuntamiento de Ávila que también aprobó su apoyo y adhesión; lamentando que desde su inicio algunos partidos se hayan preocupado más de obstruir los engranajes que de contribuir con su apoyo y sus propuestas; y que CC. OO. y UGT hayan dado la espalda a este proyecto, incurriendo no solo en contradicciones flagrantes al aprobar el Plan Ávila 20.20 y oponerse después a su aplicación, prefiriendo hacer un ejercicio de amarillismo convocando a los medios de comunicación para  hacerse una foto personándose en el expediente como si se tratara de una causa civil o penal.

A tanto pesimismo desafortunado, que ha llevado históricamente a que una provincia como la nuestra se haya visto discriminada y relegada en términos de progreso y de industria, desde CONFAE queremos contraponer capacidad de iniciativa, ganas de trabajar y apuesta por el futuro; dejando muy claro que tanto desde CONFAE como desde Diputación se quiere llevar adelante el proyecto con plenas garantías de seguridad jurídica; considerándose cuando menos injurioso e irresponsable, que no impunible, que se busque confundir a la población hablando de financiación irregular y no de inversión en proyectos y de proyección económica de la provincia.

Los empresarios creemos en esta provincia, apostamos por nuestros pueblos y sus gentes (como también lo hace la Diputación), y así lo venimos demostrando invirtiendo en nuestras empresas para crear empleo. El Plan Ávila 20.20 está vivo y no cejaremos en el empeño; por ello, una vez más, pedimos a sindicatos y políticos que sumen y no resten al progreso de Ávila.