El Boletín Oficial de Castilla y León de ayer nos ofrecía la excelente noticia de que el Gobierno regional ha declarado Proyecto Industrial Prioritario el Plan industrial de Nissan 2019-2024 para Ávila; una declaración que la Junta considera urgente para todas las actuaciones que competen a la Administración regional, reduciendo plazos y procesos para su plena implantación y efectividad.

Desde esta organización empresarial lamentamos profundamente en su día que se dejen de fabricar camiones en Ávila, pero saludamos con optimismo y confianza este acuerdo regional porque, tal como recoge el propio boletín, esta transformación de la actual planta de fabricación de camiones en Ávila en una nueva instalación industrial de fabricación, almacenamiento y distribución para toda Europa de recambios, va a requerir importantes inversiones en equipos, estructuras productivas y edificios de fabricación y logísticos.

Además, su proyección llega más allá de 2024 al apuntar ritmos de producción que se incrementan progresiva y sustancialmente hacia 2027; y lo que es fundamental, manteniendo el cien por cien del empleo actual entre los puestos de trabajo de la fábrica, la ocupación en otras plantas del grupo, o la formación para la nueva actividad; si bien para la economía abulense es esencial, por razones obvias, que el mayor número de empleos estén localizados en nuestra provincia.

Consideramos por lo demás que, en ese deseable desarrollo industrial que tanto precisa Ávila para generar empleo estable, crecimiento económico y equilibrio territorial, la Junta de Castilla y León se implique simultáneamente en sacar adelante el plan industrial recientemente presentado bajo la denominación de ‘Ávila 2020. Estrategia por la Industrial y el Empleo’, en tanto que ha sido elaborado por los consejos de diálogo social de Ayuntamiento y Diputación con el trabajo comprometido de patronal y sindicatos, y con un claro enfoque hacia las estrategias y políticas industriales que marcan el III Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación 2014-2020, y muy específicamente hacia el Plan Director de Promoción Industrial de Castilla y León 2016-2020 que da cabida de los Programas territoriales de Fomento, considerando como tales aquellos referidos a uno o varios territorios de la comunidad en los que precisen de una industrialización urgente. Este es el caso de la provincia de Ávila que, en el ámbito de Castilla y León y de España, requiere de un mayor esfuerzo inversor para que pueda equipararse a estándares generales de progreso y empleo.