Herrera se refirió a los presupuestos del año que viene como realistas, difíciles, extremadamente austeros, rigurosos con los servicios sociales y cuidadosos para evitar la exclusión social. Y a pesar de que las Consejerías de Sanidad, Educación y Familia acaparen el 80 % del total del gasto, lo cierto es que el presupuesto asignado cae de media en estas Consejerías un 5,51 % respecto al 2012.

El Proyecto aprobado de Presupuestos Generales de la Comunidad para 2013 asciende a 9.481.600 millones de euros  frente a los 9.720.048.423 euros de 2012; lo que supone un descenso del 2,45 %  o, lo que es lo mismo, 87.718.884 euros menos. Con estas cifras, no sólo descienden por cuarto año consecutivo las cuentas regionales sino que regresan a niveles del año 2004.

Las cuentas autonómicas, dijo el presidente, están enfocadas  a cumplir el objetivo de déficit del 0,7 %, partiendo de cuadro macroeconómico que prevé una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) regional del  0,9%, y una tasa media de paro del  19,9 %, por debajo de la media nacional del 24,3 %, pero superior a la prevista en la cuentas de 2012 (18,6%). Según estas mismas previsiones, la economía nacional tampoco crecerá en 2013, y se contraerá un 0,5 %, menos que en Castilla y León, pero lejos de la previsiones de crecimiento de Europa, estimado en torno a 1 % del PIB para los países de la zona euro, y del 1,3 % para el conjunto de la Unión de los 27.

En el caso de nuestra provincia, el esfuerzo y la austeridad que preconiza el ejecutivo regional significará hacer frente a nuestras necesidades de inversión y, por tanto, de posibilidades reales de recuperación económica con un presupuesto de 27.150.597 euros que supone un 30,98 % menos que en 2012 o, lo que es lo mismo, 12.183.681 euros menos.

Si bien es cierto, aunque todas las provincias de la región sufren un recorte considerable con respecto a las cantidades asignadas para el 2012, la nuestra vuelve a ser la segunda más desfavorecida. Porcentualmente, León se lleva el 21 por ciento del total de la inversión de las consejerías; Valladolid y Zamora, el 14 por ciento cada una, y Burgos y Salamanca, dos puntos menos, el 12 por ciento. La inversión para Segovia sólo supone el 5 por ciento, un punto más en el caso de Ávila, con un 6 por ciento, y llega al 7 por ciento en Soria, dos puntos menos que en Palencia, con el 9 por ciento.

La cuestión subsiguiente será a dónde irán a parar los 27 millones con los que contará la provincia en 2013:


- Familia e Igualdad destinará, como se sabe, un total de 1.380.498 euros, un 14,57 % menos respecto al año anterior. De entre sus principales actuaciones destaca una partida de 151.290 euros que irá destinada a una nueva residencia juvenil promovida por el Instituto de la Juventud de la Junta de Castilla y León.


- Cultura y Turismo con un recorte del 4,57 % con respecto al 2012 y un presupuesto de 1.459.724 euros – lejos de los casi 4 millones de euros asignados en 2010- prevé, entre otros proyectos, destinar 250.000 euros para la Iglesia de El Salvador de Arévalo y 120.000 euros para la restauración de la cubierta del convento de Santa Teresa. 
- Educación dispondrá de 889.917 euros en 2013, lo que supone un 58,50 % menos que en 2012.  Es evidente que el margen de maniobra en esta área será bastante limitado en el próximo ejercicio. De momento, se sabe que se destinarán 177.000 euros para la ampliación de dos unidades del CRA Alto Tiétar de Santa María del Tiétar.


- Desafortunadamente las Consejerías de Agricultura y Ganadería, Economía y Empleo, ambas tradicionalmente generadoras de sinergias económicas, así como las de Sanidad, Hacienda, o Presidencia no invertirán ni un solo euro en Ávila durante el 2013.


- En el extremo contrario, la Sociedad Pública de Medio Ambiente será la más inversora con una partida de 9.186.236 euros destinada a la ampliación de la Estación de Depuración de Aguas Residuales de Ávila (EDAR).


- Por su parte, la empresa pública PROVILSA destinará 1.242.157 para la gestión del CYLOG en Ávila; 829.808 euros para el acceso a Poyales del Hoyo; 768.279 euros para reforzar el firme de la carretera C-507 y 467.396 euros para el de la AV-905. Y ADE Parques Tecnológicos  invertirá en el Parque Empresarial Arévalo I 1.360.343 euros.


- Por último, con un recorte del -26,31 % respecto a 2012 y un presupuesto total de 9.111.961 euros, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente es la única que cuenta en Ávila con una dotación presupuestaria superior a los dos millones de euros. Conviene recordar que hasta 2011 las partidas presupuestarias de ambas Consejerías figuraban por separado, y aún así, sumando sus recursos, lejos están de los 27, 2 millones de euros que Fomento destinó a nuestra provincia en 2009 y de los  31.768.466  euros que por su parte asignó la Consejería de Medio Ambiente a nuestra provincia también en 2009.


-  Respecto al destino de este presupuesto destacan los 3 millones de euros para Gestión Forestal; los 2.144.334 euros para la conservación de carreteras autonómicas; el 1.876.456 euros para la defensa del  medio rural; los 500.000 euros para la conservación de carretera; y los 415.956 euros para el sellado del vertedero de Mombeltrán y Arenas.  Proyectos necesarios, sin duda, pero ninguno de gran envergadura, al menos desde el punto de vista económico y empresarial.


En definitiva, en el caso de nuestra provincia a la restricción presupuestaria e inversora del Gobierno Central se añade ahora la del Gobierno Regional, que aún en menor medida y justificada por la recesión económica, nos relega a la segunda provincia que menos dinero recibirá en 2013. Por lo que, en parte, se verán frustradas nuestras necesidades de gasto e inversión y en consecuencia de crecimiento y mejora de nuestras condiciones económicas y laborales a corto plazo.


Es evidente que el recorte presupuestario que afecta a las Consejerías relacionadas con las infraestructuras, la industria y el impulso de las actividades económicas – las que generan empleo y riqueza- repercutirá de manera negativa en la economía provincial, de un lado por ralentizar la dinamización del tejido productivo y de otro, por retrasar la satisfacción de las necesidades de infraestructuras y comunicaciones de la provincia y por tanto su equiparación con el resto del país. Ambos requisitos indispensables para el futuro de la sociedad abulense.