CONFAE valora el aumento de inversiones reales que recoge el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2018 para Ávila, cifrado en un 11,9 por ciento. Sin embargo, esos 32,7 millones de euros continúan situando a nuestra provincia en la última posición de Castilla y León, un ranking que lidera Zamora (284,7 millones), seguida por León (162,3), Burgos (131,9), Valladolid (100,3), Soria (91,9), Palencia (80,5), Salamanca (75,2) y Segovia (42,1). Esta injusticia aún se agrava más si tenemos en cuenta las carencias industriales de Ávila y las elevadas tasas de paro, cuestiones que se deberían combatir con fondos que permitan avanzar hacia el equilibrio territorial.

Tras las últimas declaraciones de los parlamentarios del PP, efectuadas esta misma mañana, hay que sumar al importe total de inversiones reales otros 4 millones de euros incluidos dentro Plan Estratégico Nacional de Reindustrialización. Celebramos que el Gobierno haya captado el mensaje que el Plan Ávila 2020 ‘Estrategia para la industria y el empleo’ lanza en relación a la importancia de la reindustrialización, es decir, recuperar la actividad industrial en una zona que ha perdido gran parte de este potencial. Toca ahora dar respuestas claras a los interrogantes y expectativas que despierta el funcionamiento de dicho fondo.

Si tenemos en cuenta que Ávila 2020 define objetivos y prioridades, habría que destinar esos 4 millones a inversiones capaces de crear tejido industrial a través de actuaciones que permitan que Ávila lidere algún nicho industrial (por ejemplo, Industria 4.0, vehículo eléctrico, industrias de la energía, centros tecnológicos, etc.), pues continúa siendo necesario realizar inversiones reales para la puesta en marcha de estructuras industriales en toda la provincia.

En este sentido, es bienvenido el millón de euros para la mejora del Polígono de Las Hervencias, aunque creemos que es el momento de que el Gobierno español y la Junta de Castilla y León coordinen las actuaciones que se van a llevar a cabo en este espacio industrial. El Estado comprometió 4,6 millones de euros en tres ejercicios y la Administración regional, al menos, 3 millones más para conseguir un polígono moderno que dé respuesta a las necesidades que tiene la industria de nuestros días.

Respecto a los 8 millones de euros para el proyecto de canalización de Las Cogotas, esperamos que esta mejora suponga un alivio importante a las dificultades cíclicas que tiene que afrontar la población de Ávila en tiempos de sequía.

Esperamos que los 4,6 millones de euros que ADIF destinará a la mejora de la línea convencional de tren se traduzcan en una reducción sensible de los tiempos de desplazamiento; sobre todo teniendo en cuenta los agravios que ha sufrido Ávila en los últimos años en todo lo relativo al ferrocarril.

Volviendo al capítulo de inversiones reales, nos parecen insuficientes los 940.000 euros destinados a la modernización de la Escuela Nacional de Policía. La partida es algo superior a la del pasado ejercicio, pero está muy lejos de las demandas del Centro, que se acercan a los 10 millones de euros para lograr un funcionamiento a pleno rendimiento de sus capacidades reales. No hay que olvidar que hablamos de un centro de formación que tiene una gran incidencia sobre la actividad económica de la capital abulense, sobre todo del sector Servicios, y que pretende estar a la cabeza de la formación de policías en toda España.

Para la actividad empresarial relacionada con el Turismo también son importantes algunas partidas incluidas en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, como el millón de euros para la remodelación del Parador de Gredos o distintas actuaciones en la Muralla de Ávila (incluida la peatonalización de un nuevo tramo del adarve de la Muralla, con un presupuesto de 20.000 euros para este año).

Resulta especialmente frustrante, por contra, ver en el borrador partidas y capítulos presupuestarios que vienen repitiéndose año tras año sin que se traduzcan en avances reales. La autovía A-40 Ávila-Maqueda, la conexión con la A-6, la duplicación de la N-110 a la salida de Ávila, el puente de la Gaznata, o el Palacio de Los Águila son algunos ejemplos de esas infraestructuras que se presupuestan recurrentemente y que vienen postergándose año tras año ante el descontento de los abulenses.

Por último, desde CONFAE echamos en falta propuestas inversoras que mejoren la vida y la actividad económica en el medio rural y contribuyan al mantenimiento de la población. Y no queremos dejar pasar la oportunidad de exigir a los diputados y senadores nacionales por Ávila su máxima diligencia y presión en pos de conseguir la total ejecución de las inversiones que los presupuestos estipulen para nuestra provincia.