En la Comunidad, los precios bajaron dos décimas respecto al mes anterior, situándose la tasa de inflación regional en el 3,4%. Por su parte, a nivel nacional, los precios también bajaron, en concreto, cinco décimas hasta situar en el 3,1% las tasa de inflación.

El organismo estadístico que elabora el índice de precios al consumo, achaca estos descensos al comportamiento de los precios en cinco grupos. Uno de ellos es el de las comunicaciones, cuya tasa anual disminuya un punto y medio y se sitúa en el -1,2%, debido a la bajada de los precios de los servicios telefónicos.

El siguiente el de menaje, que debido al descenso del precio de los muebles, sitúan su tasa de variación anual en el 1,1%, cuatro décimas menos respecto al mes anterior.

El grupo del Transporte es otro de los que ha influido en el descenso generalizado de los precios de junio a julio. Presenta una tasa anual del 7,7%, dos décimas por debajo de la registrada en junio. Dicha variación responde al comportamiento de los precios de automóviles, servicios de mantenimiento y reparaciones. Por el contrario, el INE apunta, dentro de este grupo es destacable el incremento que han experimentado el precio de los carburantes y derivados del petróleo en origen. Incremento que no sorprende a nadie, si se tiene en cuenta la situación económica mundial. Sin embargo, el precio final que pagamos las empresas y los particulares por los carburantes se debe, como es sabido, al que decide el gobierno tras aplicarle los impuestos correspondientes.

El cuarto grupo que ha influido en el IPC de julio es el del ocio y la cultura, que al contrario que los mencionados ha experimentado una subida de siete décimas respecto al mes anterior, si bien, su tasa de variación interanual sigue en valores negativos: -0,1%.

Por último, el INE apunta al comportamiento del grupo de bebidas alcohólicas y tabaco que sigue incrementando su tasa anual, en concreto, en más de un punto y medio, sitúandose su tasa de variación interanual en el 5,8% debido al incremento del precio del tabaco.

Así pues, desde la Confederación Abulense de Empresarios, seguimos observando con cierto escepticismo la trayectoria de los datos del IPC, que sin ser realmente negativa, tampoco es del todo positiva si tenemos en cuenta el contexto económico actual. Y éste, no es otro que unas tasas de paro muy por encima de la media europea, la desaparición flagante de empresas y autónomos -la gran mayoría negocios viables y potencialmente rentables- que siguen padeciendo el impago de las administraciones, la falta de crédito y la contracción del consumos de bienes y servicios, la caída en picado de la Bolsa y un largo etcétera reflejo de la situación que vive el país económica, política y socialmente.