El pasado septiembre, un mes tradicionalmente negativo para el empleo, ha sido especialmente malo para los datos del paro en Ávila, ya que supera en 1,30 puntos los datos de 2017 en lo que a destrucción de puestos de trabajo se refiere, pasando de 2,51 por ciento (aumento del paro en septiembre de 2017) a 3,81 por ciento. Además, este porcentaje triplica el incremento del desempleo en Castilla y León (1,03 %) y más aún si nos fijamos en el dato nacional (0,64 %).      Baja también la afiliación, menos 2,24 por ciento, con una ventaja tan grande como lamentable sobre Castilla y León (-0,43 %) y España (+0,12 %).

En una ecuación sencilla podríamos decir que existe cierta equivalencia entre el descenso del empleo y la carencia de industria, lo que debe generar una gran preocupación en nuestros gobernantes. Estos deben saber que no podemos jugar todo a la carta del turismo y que es necesario ser más beligerantes a la hora de exigir consignaciones presupuestarias e inversiones, suficientes y proporcionadas, a las administraciones estatal y regional.

Desde CONFAE también se señala que sería conveniente que todos uniéramos fuerzas para el desarrollo de iniciativas como Ávila 2020 ‘Estrategia para la Industria y el Empleo’, un conjunto de medidas de industrialización y dinamización comercial que sí respaldan los equipos de Gobierno de Diputación y Ayuntamiento de Ávila y que no ha encontrado el mismo entusiasmo en algunos grupos de la oposición, haciendo un flaco favor al desarrollo de la provincia y al aumento de expectativas de creación de empleo. Remando en la misma dirección es como conseguiremos llegar a buen puerto, aportando entre todos propuestas e ideas que sumen para seguir avanzando en positivo.