Ávila ha sufrido un aumento del desempleo en el mes de octubre de un 2,69%, equivalente a 327 parados más respecto de septiembre, porcentaje sin duda importante que se sitúa entre los incrementos de Castilla y León (3,17%) y de España (1,67%), y ello a pesar de los efectos coyunturales que habrá tenido para nuestra provincia la apertura de un evento tan trascendente para el sector turístico como el Año Jubilar Teresiano.

 

El aumento del paro en Ávila ha sido más acusado en los sectores agrario y de servicios, reduciéndose tímidamente en la construcción.

 

En nuestra autonomía, Soria con un 8,48% lidera el incremento del paro en el mes pasado, seguida de Burgos, Zamora, Valladolid, Palencia y Salamanca; siendo León en el extremo contrario la provincia que ha obtenido el registro menos malo (0,81%).

 

En términos interanuales Ávila sigue observando registros aceptables, puesto que en los últimos doce meses el paro ha dejado de afectar en nuestra provincia a 1.393 personas, lo que representa un -10,04% frente al -8,89% de Castilla y León y el -7,91% de España.

 

La afiliación por su parte ha subido en nuestra provincia en un 1,62% siendo el número total de afiliados a 31 de octubre de 54.249. En los últimos 12 meses la afiliación ha crecido en Ávila un 1,25%, mientras que en Castilla y León y en España el porcentaje se sitúa respectivamente en el 1,32% y en el 3,46%, estando Baleares a la cabeza (5,46%) y citando como referentes reseñables por proximidad, Madrid (3,94%), Extremadura (2,22%) o Galicia (1,89%), correspondiendo el dato más negativo a la Rioja (-0,81%).

 

Es cierto que octubre es un mes afectado muy directamente por la estacionalidad, también lo es que frente a una subida media del paro en España de 90.000 personas en los meses de octubre en los últimos ocho años, en este octubre no se ha pasado de los 56.844 parados; la evolución por tanto dentro de los números negativos es positiva, pero ello no es causa para que aspiremos a seguir mejorando y a reclamar estructuras de desarrollo económico estables, potenciando la industria, liderando algún nicho específico en la actividad manufacturera, y generando propuestas creativas en la industria turística, objetivos todos ellos por los que se apuesta de manera decidida desde CONFAE y desde distintas asociaciones empresariales de nuestro ámbito.