CONFAE, en tanto entidad copromotora e impulsora de la Estrategia por la Industrial y el Empleo Ávila 2020, en conjunción con la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Ávila, y los sindicatos CC.OO. y UGT, ve con optimismo como, después de que hayan transcurrido algunos meses desde que el plan fuera aprobado por las administraciones abulenses, podamos presenciar la implicación de la Junta de Castilla y León y del Estado, considerando que no solamente entienden, sino que también comparten, la evidencia de que esta provincia es víctima de los graves desequilibrios territoriales que se han venido acumulando en los últimos años en  materia industrial y de inversiones públicas. Como consecuencia directa, Ávila necesita sacudirse del penoso honor de ser una de las provincias españolas con un mayor índice de paro.

En este sentido, hay que destacar la reciente decisión de la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados de aprobar la moción por la que se destina un millón de euros al Plan Industrial ‘Ávila 2020’.

Esta cantidad se suma a los cuatro millones de euros incluidos en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para financiar proyectos industriales en la provincia; sin olvidar un millón de euros para la siguiente fase de la rehabilitación del polígono de las Hervencias (quedarían para próximos ejercicios otros 2,6 millones de los 4,6 comprometidos).

Por otra parte, recordar los tres millones de euros (con la posibilidad de ampliación a un millón más) que la Junta de Castilla y León destinará a la mejora del Polígono de Las Hervencias, en concreto, del entorno de las instalaciones de Nissan.

Además, CONFAE cree que es de toda justicia reconocer el compromiso que Ayuntamiento de Ávila y Diputación provincial han mostrado desde el primer momento con los objetivos del plan, comprometiendo esfuerzos y recursos para favorecer la puesta en marcha de las numerosas medidas directas e indirectas que contempla el plan, dando muestras de un elevado nivel de responsabilidad política, sensibilidad social y cercanía hacia lo que la población espera de nuestros gobernantes.    

Por otra parte, no debe ser baldío apreciar que Ávila 2020 ha nacido del proceso de diálogo social abulense, proceso  que está enmarcado en los grandes acuerdos de España y de Castilla y León para propiciar que patronales y sindicatos, como entidades representativas del mundo económico y laboral, puedan contribuir con sus aportaciones a la mejora de la economía y  del empleo, que se traducen en un mayor bienestar social; surgiendo en este contexto los procesos de diálogo social abulense cuyos frutos empiezan a madurar con estos anuncios de distintas administraciones, que estamos seguros se irán materializando, consolidando y ampliando  más pronto que tarde, para que entre todos podamos ganarle el pulso al futuro.