Pocas novedades han deparado las cifras del IPC correspondientes al mes de junio, período en el que la variación registrada en Ávila ha sido del -0,2%, frente a una caída del 0,1% en Castilla y León y en España; en tanto que, en lo que va de año, la inflación se sitúa en Ávila en el 1,2%, igualando las tasas nacional y regional.

En función de los datos que se han podido conocer, el leve descenso de junio se vincula al experimentado en las bebidas alcohólicas, el tabaco, el vestido y el calzado (entre cinco y siete décimas a la baja); situándose la contrapartida en actividades relacionadas con la estacionalidad, el ocio y la cultura.

La trayectoria evidentemente irregular de los datos de IPC nos pone de manifiesto que el consumo continúa retraído, que no se vislumbra un crecimiento constante y consolidado y que, por tanto, seguimos instalados en un escenario con unos índices de inflación que superan todas la previsiones, y que alejan a España de los indicadores de otros países de la UE, en que sí se ha emprendido el camino de la recuperación, combinando adecuadamente dinamismo económico y control de la inflación.