La semana pasada se celebró en la sede de CONFAE de Arenas de San Pedro una jornada sobre Gestión y Salud Laboral en el sector de la construcción destinada al colectivo empresarial; pues bien, esta semana le ha tocado el turno al empresariado de la zona norte de la provincia. Así, durante la tarde de ayer se celebró esta jornada en la sede de CONFAE de Arévalo. En ella participaron quincena de empresarios del sector de la construcción, la electricidad y la fontanería. Al igual que en la anterior, tuvo como ponente a Joaquín Ortega Herrera, Jefe de la Unidad de Seguridad y Salud Laboral de la Oficina de Trabajo de Ávila de la Junta de Castilla y León. Ortega analizó las cuestiones claves de la seguridad en el sector: el marco normativo y sectorial, el estudio de seguridad, el nombramiento de coordinadores, la apertura de centros de trabajo, el Plan de seguridad y salud, recursos preventivos, formación, vigilancia de la salud, coordinación con empresas subcontratistas, planificación y seguimiento del plan de seguridad y salud, servicios de prevención, andamios, protecciones perimetrales, redes, amianto, subcontratación, etc. Como hemos recordado recientemente, desde la Confederación, siempre se ha sido consciente de la importancia que tiene el estar al día en esta materia, fundamentalmente por dos motivos. Porque en los últimos años se han producido importantes cambios en materia de prevención en el sector de la construcción, que afectan al propio sector, así como a otros sectores de actividad que realizan trabajos en las obras de construcción. Y por la importancia que tiene el tener muy claro las tareas a realizar en la obra, por todos los agentes implicados, y las empresas intervinientes o subcontratadas, desde el punto de vista de la seguridad. Estamos convencidos de que la jornada resultó de gran interés para los asistentes y no sólo por la trascendencia de los contenidos relacionados con la seguridad, sino también por la utilidad práctica de la misma. Y es que las empresas que trabajan en obras de construcción se ven obligadas a cumplir con muchos requisitos, establecidos en modificaciones recientes que el sector está introduciendo con el fin de mejorar la seguridad en la obras, por eso, a través de este tipo de acciones pueden despejar y consultar directamente con un experto las dudas que tienen. Especial interés mostraron por los riesgos que entraña el amianto para los trabajadores de la construcción y el plan de trabajo que ha de realizarse cuando se trabaje con este tipo de material. El plan de trabajo con amianto debe especificar de entre otras las siguientes cuestiones: - Descripción del trabajo a realizar con especificación del tipo de actividad que corresponda: demolición, retirada, mantenimiento o reparación, trabajos con residuos, etc. - Tipo de material a intervenir indicado si es friable (amianto proyectado, centrifugados, paneles aislantes, etc.) o no friable (fibrocemento, amianto-vinilo, etc. ) y en su caso la forma de presentación del mismo o en la obra, indicando las cantidades que se manipularán de amanto o de materiales que lo contengan. - Relación nominal de los trabajadores implicados directamente en el trabajo o en contacto con el material que contenga amianto, así como categorías profesionales, oficios, formación y experiencia de dichos trabajadores en los trabajos especificados. - Las medidas preventivas contempladas para limitar la generación y dispersión de fibras de amianto en el ambiente y las medidas adoptadas para limitar la exposición de los trabajadores al amianto. - Los equipos utilizados para la protección de los trabajadores. - Medidas adoptadas para evitar la exposición de otras personas que se encuentren en el lugar donde se efectúe el trabajo y en su proximidad. - Las medidas para la eliminación de los residuos de acuerdo con la legislación vigente.