El IPC en Ávila durante el mes de noviembre ha registrado una subida del 0,1 por ciento, por debajo de los incrementos registrados a nivel regional (0,3%) y nacional (0,4%). La variación anual en la provincia, situada en el 0,3 por ciento, también se sitúa a una importancia distancia del aumento en Castilla y León y España, en ambos casos del 0,7 por ciento.

Por tanto, la Confederación Abulense de Empresarios califica el crecimiento del IPC en Ávila como muy moderado, tanto en términos intermensuales como en la variación anual; lo que nos da una idea de que los precios pueden estar creciendo con la misma timidez con que está evolucionando la economía. A pesar de ello, no podemos olvidar la incidencia que tienen siempre en el IPC los costes energéticos, especialmente los derivados del petróleo.

Habrá que esperar ya a ver cómo cierra el año tras el mes de diciembre, que suele ser proclive a fluctuaciones más significativas. No obstante, podemos poner de manifiesto que una subida suave es buena por cuanto es síntoma de recuperación, aunque tenue, de la economía, con cuantas sinergias trae consigo.

En los últimos meses del año, el IPC se convierte en referente también de cara a la negociación de los convenios colectivos, por cuanto puede suponer de costes fijos para las empresas, que ven, por otra parte, con preocupación las medidas que ha tomado el nuevo Gobierno en el ámbito tributario, modificando el Impuesto sobre Sociedades, restableciendo el Impuesto sobre el Patrimonio, revisando los impuestos especiales y actualizando coeficientes catastrales, así como los topes mínimos y máximos de las cotizaciones. Estas medidas penalizan, en suma, la actividad productiva, cuando lo que precisa el tejido empresarial son señales de confianza para seguir creciendo.