La Junta Directiva de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE) ha tomado conocimiento, en reunión mantenido el pasado 9 de diciembre, del informe jurídico emitido por la firma internacional de Abogados ASHURST.

 

El informe en cuestión fue encargado por la propia CECALE con la intención de conocer si alguna actuación de su anterior Presidente, Jesús Terciado, pudiera ser para constitutiva de infracción penal. El encargo fue acordado por CECALE con el voto en contra de la Confederación Abulense de Empresarios, de la que Jesús Terciado ha sido también Presidente hasta fechas recientes, convencida de su honestidad frente a las insidiosas acusaciones de que venía siendo objeto en diferentes medios de comunicación.

 

Como era de esperar, ninguna de las actuaciones desarrolladas por Jesús Terciado durante el tiempo en que fue Presidente de CECALE, entre 2006 y 2012, muestra indicio alguno de infracción penal, según el Informe de los prestigiosos abogados de ASHURST. Por otro lado, este informe no hace sino confirmar en todo lo sustancial las conclusiones de un anterior Informe de Auditoría externa que también CECALE encargó a la empresa KPMG, en el que pone de manifiesto la inexistencia de irregularidades de alguna importancia en la gestión de Terciado, por más que ciertos medios insistan en lo contrario a pesar, incluso, de la existencia de dos resoluciones judiciales, al menos, que acuerdan el archivo, por inexistencia de indicios de delito, de alguna querella interpuesta frente a él.

 
 
 
 

La Confederación Abulense de Empresarios se congratula por el resultado de este nuevo informe de ASHURST, que no por esperado deja de ser menos satisfactorio, y confía en que CECALE, como parece haber prometido, pase página de una vez y dedique sus esfuerzos y economía a resolver los acuciantes problemas que afectan al empresariado de la comunidad y que constituyen, precisamente, el fundamento y la razón de ser de cualquier organización empresarial.