Duante el mes de agosto, los precios bajaron una décima en la provincia de Ávila, situando la tasa de inflación anual en el 3,4%, cuatro décimas menos que la registrada en el mes anterior, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadistica.

En la Comunidad, los precios han subido una décima respecto al mes anterior, situándose la tasa de inflación regional en el 3,2%, dos décimas menos que en el mes de julio. Por su parte, a niven nacional, los precios también se incrementaron una décima respecto al periodo anterior, quedándose la tasa de inflación anual en el 3,0% una décima menos que hace un mes.

Según el INE que elabora el índice de precios al consumo, estos datos se deben fundamentalmente al comportamiento que han experimentado los precios en distintos grupos.

Uno de ellos es el del Transporte. En éste la tasa anual disminuye dos décimas y se sitúa en el 7,5% influenciado por la ligera bajada de los carburantes y su repercusión en los impuestos que los gravan. Por el contrario, indica el INE, es destacable el aumento de los precios de los vehículos. Sin embargo, la realidad es que, según informaron a principios de mes las patronales del sector, a pesar de que las matriculaciones de turismos en agosto alcanzaron las 47.224 unidades, un 5,9% más que las 44.578 del mismo mes del año pasado; el pasado mes de agosto ha sido el segundo peor mes de la historia del mercado español del automóvil (tras agosto de 2010) por que desde hace más de dos décadas no se matriculaban menos de 50.000 coches en un mes.

Otro de los grupos que han influido en el IPC de agosto ha sido el de los Alimentos y bebidas no alcohólicas, con una variación anual del 2,9%, dos décimas menos que el mes de julio, debido al comportamiento de los precios de las frutas frescas, lácteos, agua mineral, refrescos y zumos.

El tercero es el grupo de Hoteles, cafés y restaurantes que presenta una tasa anual del 1,5%, tras bajar una décima con respecto al mes de julio. Dicha variación se debe a que los precios en restauración se han mantenido estables frente a los incrementos registrados en el mismo periodo del año anterior.

Otros grupos, en los que los precios también ha tendido a la baja han sido la Medicina, el Vestido y el calzado, y el Ocio y la Cultura, que sitúan sus tasas anuales en el -1,2%, el -0,2% y el 0,1%, respectivamente.

Así pues, la ligera bajada del IPC en la provincia de Ávila y el pequeño incremento a nivel regional y nacional, no sería un mal dato si no fuera porque la situación global de nuestra economía es de todo, menos esperanzadora y optimista. Llevamos años, inmersos en una profunda crisis económica en la que no se termina de tocar fondo pero tampoco se comienza el ascenso a la superficie. De tal suerte, que al componente económico de la crisis se añade el socia: tasas desorbitadas de paro debido a la asfixia de las empresas, lo que ha supuesto la ruina de miles y miles de personas: embargo de bienes, desahucios, cierre masivo de empresas y negocios viables pero no rentables debido a la paralización del crédito, incertidumbre, miedo y, en definitiva, desconfianza y escepticismo.

Aún con todo, a pesar de la delicada situación que empieza a afectar prácticamente por igual a la mayoría de la sociedad, desde CONFAE seguimos insistiendo en que se tomen las medidas adecuadas -que las hay- para empezar a salir cuanto antes de este abismo en el que estamos sumidos; y que en su formulación prime el interés general, no el partidista y mucho menos, el electoralista.