La Confederación Abulense de Empresarios ha sido una de las entidades que han participado en la organización del seminario "El empleo de las personas con adicciones" celebrado ayer por la tarde en el Centro CEAS Sur de Ávila.

La iniciativa forma parte de la campaña Integrados, desarrollada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (PNsD) y la Fundación Atenea, que en Ávila ha contado con el apoyo del Plan Municipal de Drogas del Ayuntamiento de Ávila y CONFAE.

Su principal objetivo ha sido facilitar la formación y la sensibilización al empresariado, emprendedores/as, estudiantes de titulaciones relacionadas con el sector empresarial y responsables de Recursos Humanos acerca de las ventajas, sociales (dimensiones sociales del empleo) y fiscales (bonificaciones, ley 43/2006, Resposabilidad Social Corporativa), de la inserción laboral de colectivos en situación de vulnerabilidad como son las personas exdrogodependientes o en tratamiento para evitar la consolidación de los estereotipos vinculados a estas personas y su exclusión y prevenir el consumo de drogas en la sociedad en general y en el ámbito laboral en particular.

Las ponencias y el desarrollo del programa estuvo a cargo de Henar López, Directora de Comunicación de la Fundación Atenea, y Antonio Rivera, Coordinador de Empleo de la misma. Ambos abordaron durante la tarde todos y cada uno de los aspectos relacionados con la incorporación laboral de personas en situación o riesgo de exclusión.

López y Rivera destacaron que para lograr la inserción laboral de estos colectivos es imprescindible ofrecer una atención individualizada, profesional y basada en el reconocimiento de los derechos y potencialidades de las personas, favoreciendo su autonomía personal y dando gran importancia al desarrollo de sus habilidades sociales que, en la mayor parte de las ocasiones, se encuentran muy deterioradas, aspecto que afecta de manera importante en el acceso y el mantenimiento del empleo.

De este modo, el desarrollo de competencias personales y profesionales, actitudes y aptitudes por parte de la persona con el objeto de adaptarse al mercado de trabajo, unido a la igualdad de oportunidades en el acceso al empleo con idependencia de la situación bio-psico-social de la persona, así como la modificación de aspectos estructurales del mercado de trabajo que permitan una plena integración social y laboral de la persona en su entorno, permitirán finalmente el acceso, mantenimiento, progresión o mejora en el puesto de trabajo en consonancia con su objetivo profesional.

Acceso al empleo, sin estereotipos

CONFAE y el resto de las entidades organizadoras sabemos que el empleo es un factor crucial para la plena integración de todos y todas en la sociedad, y la existencia de prejuicios vinculados a la población más vulnerable, como es el caso de las personas exdrogodependientes o en tratamiento, obstaculiza su incorporación, en la mayoría de los casos por un desconocimiento real sobre la situación del colectivo. Es por ello fundamental la sensibilización de la sociedad, y especialmente del empresariado, pues un alto porcentaje no conoce las ayudas (gestión, tipos, procedimientos) para la contratación de colectivos en dificultad social, y en muchos casos tampoco lo que es y cómo se puede aplicar la responsabilidad social en sus empresas en este ámbito.

La Responsabilidad Social Corporativa en las empresas es una vía que permite a las mismas mejorar y llevar a cabo acciones de compromiso social. Como agentes sociales que son, quieren contribuir al cambio de la sociedad colaborando en la medida de lo posible con las personas que por diferentes circustancias se encuentran en situación de exclusión social, como es el caso de personas con alguna discapacidad, personas con problemas de drogodependencias, internos/as en centros penitenciarios o ex reclusos.

La responsabilidad es rentable

En cuanto a las bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social (Ley 43/2006) que las empresas pueden tener en función del tipo de contrato y la jornada laboral, entre otros aspectos, en el caso de las personas drogodependientes que se encuentren en proceso de rehabilitación van desde los 500 a los 600€ al año, mientras que en el caso de personas con alguna discapacidad dicha bonificación oscila de los 3.500 a los 6.300€ anuales.