Durante el mes de octubre, los precios subieron en Ávila un 1,4 % respecto al mes anterior, situando la tasa de inflación anual en el 3,4 % , así en lo que va de año los precios crecieron un 2, 1 % según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística.
 
En la Comunidad, los precios han subido nueve décimas respecto al mes de septiembre por lo que los precios desde enero han crecido un 2,1 % situándose la tasa de inflación regional en el 3,3 %. Por su parte, a nivel nacional, los precios se incrementaron ocho décimas respecto al mes anterior, 2,1 % lo han hecho desde el mes de enero, quedándose la tasa de inflación anual en el 3 %.
 
Según el INE que elabora el índice de precios al consumo, estos datos se deben fundamentalmente al comportamiento que han experimentado los precios en distintos grupos.
 
Han empujado al alza, determinadas actividades relacionadas con el inicio de la temporada de invierno;  y de la vivienda por el incremento de los impuestos que gravan el gasóleo para calefacción y el gas.
 
Todo lo contrario ha sucedido con los precios de los grupos del ocio y la cultura y del que engloba las actividades de restauración de hoteles, cafés y restaurantes que siguen disminuyendo sus precios. Ocho décimas el primero, y tres décimas el segundo.
 
Por su parte, según el dato adelantado de inflación de la zona euro que publica Eurostat, ésta se mantuvo en octubre en el 3 %, si bien el mismo nivel registrado en septiembre pero aún por encima del umbral del 2% que representa la estabilidad de precios para el Banco Central Europeo.
La Confederación Abulense de Empresarios sigue defendiendo la misma tesis desde hace meses, incluso desde hace años, el incremento de la inflación no es buena noticia porque sencillamente encarece la actividad empresarial, mina el poder adquisitivo de la sociedad en su conjunto y, en definitiva, a nadie beneficia.
 
No obstante, en un día en el que la prima de riesgo española ha batido un nuevo récord superando los 450 puntos, el incremento de la inflación está ocupando un lugar secundario y ello pese a su incidencia directa en la economía.