Acorde con la línea de colaboración que mantiene el Área de Prevención de Riesgos Laborales de la Confederación con la Sociedad de Prevención de FREMAP, esta mañana se ha desarrollado una jornada sobre la prevención en centros de trabajo con personas que tienen movilidad reducida.
Conviene recordar que en el sector sanitario y asistencial es frecuente que en la actividad profesional se requiera mover a pacientes debido a la ausencia de autonomía funcional, ya sea para su traslado como para tareas de rehabilitación, tratamiento e higiene. Las operaciones más habituales que requieren esta movilización son el desplazamiento hacia la cabecera de la cama, la transferencia del lecho a la silla de ruedas o a la camilla y viceversa, el traslado de la silla de ruedas al cuarto de baño y a la inversa, la rotación en la cama y/o cambio postural y el levantamiento de la posición sentada a la postura de pie.
Los pacientes no autónomos se clasifican en relación a sus capacidades motrices y a su tipo de enfermedad en: no colaboradores, que son aquéllos que no pueden utilizar las extremidades superiores ni inferiores, y los que, por lo tanto, en las operaciones de movilización deben ser completamente levantados; y, parcialmente colaboradores, que son los que tienen una capacidad motora residual y que, consecuentemente, en las operaciones en las que se requiere moverles sólo son parcialmente elevados.
La inadecuación de las camas o la ausencia de equipos técnicos apropiados a las condiciones del espacio para la movilización de personas no autónomas van a requerir que estas acciones se realicen de forma manual, soportando este peso el trabajador sanitario o asistencial, con el riesgo para su salud que esta operación puede comportar.
Debido a lo anterior y al tema central a tratar, la jornada ha estado dirigida a directores de centros; y técnicos, delegados y responsables de prevención que desarrollan su actividad profesional en residencias de la tercera edad y centros trabajo con personas discapacitadas. En total, han asistido 25.
El encuentro ha tenido lugar en la Escuela de Empresarios de CONFAE y ha constado de distintas ponencias para enfocar de manera global este aspecto concreto de la prevención.
La primera ha sido la de Francisco Andrés Varas Pelillo, que es coordinador del Área de Ergonomía de la Dirección Regional de la Sociedad de Prevención de FREMAP; y que ha hablado del manejo de las personas con movilidad reducida.
Después, ha tenido lugar de la Mónica Cabrera Sánchez, que es adjunto a la coordinadora del Área de Vigilancia de la Salud de la Dirección Regional de FREMAP. Cabrera se ha centrado en la manipulación de personas en el sector sanitario, poniendo el acento en la Norma ISO TR12296.
A continuación,  Manuel Bravo Bravo, que es coordinador del Área de Seguridad de la Dirección Regional de FREMAP, ha profundizado en la Norma Básica de Autoprotección, RD 393/2007.
A lo largo de la mañana, también se han abordado cuestiones como la ergonomía, la legislación aplicable, la formación de los profesionales para trabajar con personas que tienen limitaciones físicas, la vigilancia de la salud en personas especialmente sensibles o el plan de autoprotección contemplado en la normativa. Además, se ha hablado del método de evaluación del riesgo llamado Movimiento y Asistencia de los Pacientes Hospitalizados (MAPO).
Por último, se ha abierto un coloquio entre ponentes y asistentes en el que se han resuelto cuestiones y dudas que surgen respecto a la prevención en estos centros de trabajo y asistenciales.