Aunque el Índice de Precios al Consumo (IPC) en mayo ha subido un 0,6 por ciento respecto a abril, los precios en Ávila continúan en términos negativos si nos fijamos en la evolución registrada en lo que va de año (-0,7%) o durante los últimos doce meses (-1,5%). Respecto a este último dato, es decir, la tasa interanual, se trata del mayor descenso de nuestra Comunidad Autónoma, solo igualado por León.

A pesar de ello, es el tercer mes que el IPC sube en la provincia de Ávila (0,7% en marzo, 0,9% en abril y 0,6% en mayo). Esta tendencia, según CONFAE, podría apuntar a una cierta recuperación de la economía que también se viene dibujando en los datos relativos al empleo. Es necesario que esta tendencia se consolide y sea continuada, y que el incremento de los precios vaya a la par con el crecimiento económico.

Por otra parte, la construcción sigue siendo un sector muy castigado, con una bajada de los precios del 6,9 por ciento en lo que va de año y de un 10,4 por ciento respecto a la variación interanual. Sin embargo, en el último mes el IPC en este grupo de productos ha crecido en Ávila un 0,4 por ciento, lo que puede reflejar un freno a la caída del sector, seguramente más debido a las reformas que a las obras de nueva vivienda. Queda por ver que esta evolución se mantenga en los próximos meses.

Respecto al aumento de los precios del transporte en Ávila (+1,7% en mayo), el incremento podría responder a la subida registrada en los carburantes.

Para el conjunto de 2016, la evolución de la inflación seguirá muy condicionada por el comportamiento del precio del petróleo que, de mantenerse en los niveles actuales, podría comenzar a aportar positivamente al aumento de la inflación a partir del mes de agosto, según señalan desde la CEOE. Dado que la inflación en la Unión Europea también está siendo muy baja, conviene recordar que cualquier deterioro de la competitividad supondrá una limitación para la recuperación de la economía española. Por ello, se debe continuar con la moderación salarial para seguir aumentando la competitividad y favorecer la creación de empleo.