Nueve técnicos de CONFAE, tanto en Ávila como en Arenas de San Pedro y Arévalo, trabajan en el desarrollo del programa ‘Acciones de orientación para el empleo y asistencia para el autoempleo para atender a parados de larga duración’. La iniciativa se dirige a demandantes de empleo inscritos durante un mínimo de 12 meses (continuados o no) en el último año y medio.

Se atenderá, hasta febrero de 2019 (fecha de finalización del programa), a más de 420 personas que son derivadas desde el Servicio Público de Empleo de Castilla y León (ECyL). En CONFAE reciben una atención personalizada, ya que el primer paso consiste en analizar el perfil de cada usuario valorando su formación, experiencia profesional, idiomas, competencias en nuevas tecnologías, etc.

Tras ese primer análisis individual, se pasa a determinar las necesidades de cada persona. Dicho de otra forma, se trata de determinar dónde están los puntos débiles del demandante de empleo para trabajar sobre ellos, tanto individualmente como en grupo. En todo momento, los técnicos de la Confederación acompañan al usuario a lo largo del itinerario personalizado.

En ocasiones se trata de enseñar a buscar empleo por internet, en otras se preparan las entrevistas de empleo a través de un taller de simulación en el que se recrean los fallos más comunes. La elaboración de un currículo vitae o de una carta de presentación, el funcionamiento de los procesos de selección, el uso de las redes sociales, las técnicas para la búsqueda activa de empleo… hay muchos factores sobre los que profundizar en este campo.

Se trabaja también sobre aspectos psicológicos, por ejemplo, motivando a los usuarios para que rompan las barreras personales que les dificultan la búsqueda de empleo. Y todo ello de forma gratuita para las personas desempleadas, ya que el programa está subvencionado por la Junta de Castilla y León a través del ECyL.

También se ofrece información para el reconocimiento de competencias profesionales, que permite que personas con experiencia en un determinado campo pero sin titulación puedan adquirir, gracias a esa trayectoria de años, una acreditación oficial con validez en todo el territorio del Estado. Al hacer visibles sus competencias y valorarlas, aumentan las posibilidades de empleabilidad.

Con al menos el 10 por ciento de los usuarios atendidos se realizarán acciones encaminadas a proporcionar al demandante de empleo con vocación emprendedora y una idea de negocio concreta las pautas necesarias para que puedan realizar su plan de empresa.