Una representación de la Comisión Empresarial CONFAE Candeleda, con el respaldo de CONFAE y de su Federación Abulense de Empresarios del Metal, ha mantenido en el día de ayer sendos encuentros con la Inspección de Trabajo y el Servicio de Industria de Castilla y León. El objetivo es poner de relieve la incidencia creciente y preocupante que tiene en la actividad económica el intrusismo profesional que se extiende a varios sectores, como los de fontanería y calefacción, electricidad o talleres de automoción, por citar solo algunos.

Tales actividades, cuestionables legalmente, no solamente contribuyen a engrosar el ya elevado porcentaje que supone la economía sumergida sobre el PIB nacional (en torno al 25 por ciento). También ponen en entredicho la calidad de los servicios afectados que, al no ser ejecutados por profesionales cualificados, carecen de las garantías que deben ser exigidas por todos los consumidores.

No hay que olvidar la competencia desleal que se deriva de dicho intrusismo y que puede suponer una falta de solidaridad en materia de contribución impositiva y de aportaciones a las coberturas de la Seguridad Social.

Desde CONFAE y desde su representación empresarial en Candeleda se ha ofrecido a Industria y Trabajo toda la colaboración institucional para erradicar estas prácticas, a la vez que se agradece la receptividad y disposición de ambas administraciones en aras de controlar y sancionar aquellos hechos no amparados por la legalidad.

Estas irregularidades dañan el prestigio de tantos profesionales que, dicho sea de paso, hacen un esfuerzo permanente por estar cualificados, obteniendo las acreditaciones que avalan su capacitación para ofrecer las mejores prestaciones a la sociedad.