CONFAE ANALIZA LOS DATOS DEL IPC DE ABRIL

Miércoles, 13 - Mayo - 2015

Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística –INE-, durante el mes de abril los precios subieron en la provincia de Ávila un 1,1% respecto al mes anterior, situando la tasa de inflación de variación anual en el -1,4 %. El valor más bajo, junto con la provincia de Palencia, de toda España. Por eso, a pesar del incremento por encima de un punto de los precios, sobre todo, en determinados grupos, si no fuera, por la carga impositiva, a penas se notaría el encarecimiento de algunos productos y servicios, que continúan en valores bastante moderados.

 
 

Tanto a nivel regional como nacional los precios han experimentado una ligera subida con respecto al mes anterior, en ambos casos el incremento registrado es del 0,9 %. Aún así, sucede lo mismo que en nuestra provincia, es decir, que la tasa de variación anual regional y nacional sigue en negativo: -1,0% y -0,6 %, respectivamente.

 

Según el INE, la subida del IPC durante el mes de abril se debe al comportamiento de los precios en determinados productos y servicios, como la ropa y el calzado, los hoteles y otros alojamientos, la electricidad, los servicios recreativos y deportivos o el transporte aéreo, entre otros. Si bien es cierto, salvo la electricidad, que se ha encarecido por los impuestos que la gravan, el resto de productos y servicios, han mantenido -cuando no bajado- sus precios durante gran parte de la crisis. Por tanto, tal vez, un ligero incremento sea un síntoma positivo.

Al contrario, durante el último mes, ha bajado el precio de las frutas, el pescado fresco y el gas.

 

En clave empresarial, la lectura que hace CONFAE de estos datos es conocida, todo apunta a que el IPC se mantenga en valores negativos durante buena parte del año, con una cierta recuperación a medida que el año vaya concluyendo. Si bien, la contención de los precios, de alguna manera, evita que empresas y familias pierdan poder adquisitivo, por tanto, no es del todo negativo que el IPC se mantenga bajo mientras la economía termina de recuperarse.