Durante el mes de abril el paro bajó en la provincia de Ávila en 907 personas, un -5,33 % respecto al mes anterior, por lo que la cifra total de paro se sitúa en 16.116 personas. En términos anuales el paro ha bajado en 1.872 (-10,41 %).

 

Por sectores de actividad, el que mayor descenso registra es el de servicios con 435 personas menos; le sigue el de la construcción con 282 personas menos; la agricultura con 85 menos; seguido del de la industria con una bajada de 57; y por último, el colectivo de sin empleo anterior con 48 personas menos en paro que el mes anterior.

 

En Castilla y León, el paro ha bajado en 11.455 personas, un -5,21 % respecto al mes anterior, situándose la cifra total de paro en 208.402. Así en términos anuales el paro ha bajado en 25.671 personas (-10,96 %).

 

A nivel nacional, el mes de abril deja también cifras muy positivas al bajar el paro en 118.923 personas, - 2,67 %, casi el doble de lo que bajó de febrero a marzo. No obstante, la cifra total de paro en nuestro país sigue siendo muy negativa, ya que, a pesar del descenso, aún supera los cuatro millones de personas (4.333.016). Aún así, en términos anuales el paro ha bajado en 351.285 personas (-7,50 %).

 

En lo que a la Seguridad Social se refiere, a nivel nacional, durante el mes abril El Régimen General ganó 154.616 afiliaciones, un 1,1% más, lo que hace un total de 13.791.850 personas que cotizan en la actualidad.  Por su parte, en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) se registraron 19.964 altas (0,64%),  lo que hace un total de 3.151.593 de cotizantes.

 
 

A pesar de que el paro sigue siendo muy elevado en nuestra provincia, así como en el resto de España, y de que, todavía sigue siendo el principal problema en nuestro país; lo cierto es que el nuevo descenso del paro, más acusado que en los meses anteriores, es un síntoma positivo de que la tendencia en el mercado laboral en España está cambiando. Desde luego, a nadie se le escapa, y a nuestra Organización menos, que aún queda mucho desempleo por bajar y muchos puestos de trabajo por crear, pero la mejora en los datos de ocupación se va consolidando y la cierta mejora económica también. Para que su afianzamiento sea total, aún son necesarias medidas de flexibilidad, de impulso a la actividad económica y de mejora del marco regulatorio, que contribuyan a aumentar la competitividad de la economía y a sentar las bases para que nuestras empresas generen empleo de forma sostenida.