Durante el mes de octubre ha vuelto a subir el paro en la provincia de Ávila, esta vez, en 372 personas, lo que supone un 2,41 más respecto al mes anterior y un total de 15.822 personas desempleadas. En lo que va de año, el paro ha subido en Ávila en 1.824 personas.

Por sectores, de las 15.822 personas inscritas en el INEM, 696 pertenecen al sector de la Agricultura, 1.379 al de la Industria, 3.948 al de la Construcción, 7.478 al de Servicios, y, las 2.321 restantes, al colectivo "sin empleo anterior".

En Castilla y León, también ha vuelto a subir el paro, en concreto, en 8.259 personas, situándose la cifra total del paro en 199.934; idéntica situación se reproduce en los datos nacionales en los que el paro se ha incrementado en 134.182 personas, por lo que la cifra total de paro en España se sitúa en octubre en 4.360.926 personas.

Para la Confederación Abulense de Empresarios, única organización empresarial representativa, aglutinadora y defensora de los intereses de todos los sectores económicos abulenses, la situación del paro en la provincia, en la región y en el conjunto del país es cada día más dramática sin que se vislumbre, por ningún lado, la salida.

No en vano, en marzo de 2009, desde la Comisión Económica de la CEOE, se adveertía que estábamos ante la peor crisis, sólo comparable con la Gran Depresión que devastó la economía mundial en la década de los treinta. Desde entonces, habíamos asistido a crisis de mayor o menos virulencia, pero en ningún caso, tan graves. Se dejó claro que es importante tomar conciencia de la encrucijada en la que nos encontrábamos, y seguimos encontrándonos, para poder tomar las medidas adecuadas. Asimismo, se afirmó que las consecuencias de la recesión serían más graves en España, debido, entre otros factores, al peso que dentro del PIB ha tenido el sector de la construcción. Respecto a las causas, sin duda, se encuentra el haber concedido créditos por un importe muy superior de la capacidad de quienes, obviamente, después se verían obligados a devolver. No obstante, se advirtió que si se conseguía estabilizar la crisis del sistema financiero, tal vez, la recuperación sería plausible. Eso sí, concluyó, si no se acometían reformas económicas estructurales de orden laboral y fiscal, entre otras; el crecimiento mortecino y la pérdida de convergencia con Europa estaría asegurada.

Después de más de dos años, lo único que es seguro es que todas las medidas que se han tomado hasta ahora, de poco o muy poco han servido para estabilizar una economía que va a la deriva, ya sea por la situación interna que atraviesa una situación económica muy deteriorada.

En la actualidad, desde el empresariado español representado en CEOE y CEPYME, seguimos haciendo propuestas para salir de la crisis y comenzar la recuperación. Así, consta en el documento elaborado en octubre titulado "soluciones de los empresarios para salir de la crisis". En concreto, en materia de empleo creemos que la reforma del mercado laboral y de la negociación colectiva ha de incluir los siguientes aspectos: moderación salarial para el periodo 2012-2015; simplificación de la legislación laboral y del número de contratos; aproximarnos a Europa y situar la idemnización por extinción del contrato indefinido en 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades; nueva regulación de los contratos a tiempo parcial y de formación; dotar a la empresa de instrumentos de flexibilidad interna; adoptar un Pacto Social para la formación, que permita establecer las prioridades en esta materia clave para la competitividad empresarial, o modificar el actual modelo de formación profesional por el empleo; entre otras muchas propuestas de quienes tendrían que poder crear empleo si la situación lo permitiera: las empresas y los autónomos.