Durante el último mes, los precios bajaron tres décimas en la provincia de Ávila, situándose la tasa de variación anual en el 2,5%;  idéntica que la registrada a nivel regional pero seis décimas por encima de la nacional, que tras bajar una décima en mayo se queda en el 1,9 %.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en la evolución anual del IPC los grupos que más han influido en su disminución han sido: Transporte y Alimentos y bebidas no alcohólicas. En el primer caso, baja seis décimas con respecto al mes pasado y sitúa su tasa de variación anual en el 4,2 %, la más baja, indica el INE, desde diciembre de 2009.  Este comportamiento se explica por la menor subida de los carburantes en origen. En el segundo caso, la tasa de variación anual ha disminuido cinco décimas situándose en el 1,9 %, debido a la bajada de los precios de las legumbres, las hortalizas, el pescado fresco, la carne de ave y otros productos lácteos.

No obstante, también se han registrado subidas en los grupos de la vivienda y el de las bebidas alcohólicas y el tabaco.  En el primer caso debido al incremento del precio del gas y en el segundo debido al encarecimiento del tabaco.

Parece pues que los precios nos dan un respiro lo que, dada la situación económica, siempre es una buena noticia, en tanto que supone un leve mantenimiento del poder adquisitivo de los ciudadanos y una ligera contención de los costes que soportan las empresas.  Circunstancias totalmente indispensables para reactivar poco a poco la economía abulense.