El paro ha bajado durante el mes de diciembre en 332 personas en Ávila, lo que supone un descenso del 2,34 por ciento (el mayor descenso porcentual en las nueve provincias de Castilla y León). Es, además, el mejor diciembre de los últimos tres años (el paro creció en 251 personas en el último mes de 2014 y bajó en 16 desempleados al año siguiente) y posibilita que 2016 se cierre en nuestra provincia con 2.032 parados menos (-12,79%).

Los sectores que han tenido mayor incidencia en la bajada del paro en Ávila en el mes de diciembre han sido Servicios (-320 parados) y Agricultura (-35), atenuándose el descenso en Industria (-13), quizás por la menor intensidad productiva vinculada al mes de diciembre. Sube el desempleo en la Construcción (+98), seguramente también por razones vinculadas a la climatología y al propio contexto de los convenios colectivos.

En estos momentos no nos queda otra opción que esperar que esta tendencia se mantenga en los primeros meses del año, tradicionalmente complicados para la generación de empleo. Para ello es necesario que la actividad económica gane en confianza e inversiones, con la influencia de unos presupuestos del Estado y de la Junta de Castilla y León que deben tener en cuenta prioridades abulenses en torno a la industria y las comunicaciones.

A nivel nacional hay que señalar que es el cuarto año consecutivo que concluye con una disminución constante del paro registrado, lo que refleja que se crea empleo sostenible porque la economía está en un proceso de saneamiento y consolidación.

Las afiliaciones se han incrementado también en los últimos tres años (con el autoempleo como una alternativa con un gran impacto económico y laboral) y el cierre de 2016 ha supuesto que la Seguridad Social haya ganado 540.600 afiliados en el mejor año desde 2006.