La Asociación de Autónomos de Ávila (CEAT-Ávila), y la Confederación Abulense de Empresarios (CONFAE) en la que está integrada la primera,  valoramos positivamente la reciente aprobación, por unanimidad en el Congreso, de la nueva Ley de Medidas Urgentes del Trabajo Autónomo, que contempla entre otras medidas la posibilidad de cambiar la base de cotización hasta cuatro veces al año, lo que permitirá adaptarse a las circunstancias del negocio en función de los niveles de actividad estacional, al igual que la posibilidad de darse de alta o baja para pagar solo por días trabajados. También se considera positiva la extensión de la tarifa plana de 50 euros a un año, la posibilidad de poder optar a la misma después de haber cesado durante dos años en la actividad, y la exención del 100% de la cuota por un año para cuidado de menores o dependientes.

Son destacables también la opción de compatibilizar al 100% el trabajo y la pensión del autónomo, la reducción de los recargos por retraso en pagos a Seguridad Social al 10%, y la devolución de los excesos de cotización de los trabajadores con pluriactividad sin tener que solicitarla.

Se mejoran las condiciones de los emprendedores con discapacidad y se facilita la contratación de sus hijos discapacitados; se reconoce el accidente in itinere, así como el acceso a la formación  y la mejora de la formación en PRL, se les da mayor protagonismo en participación en las organizaciones,  considerándolas de utilidad pública.

Y por último, mencionar que se pueden desgravar los gastos de manutención diaria de los autónomos,  y la deducción del 30% de gastos de agua, luz, electricidad y telefonía si trabajan desde casa.

Consideramos que, de esta forma, la nueva Ley recoge algunas de las reivindicaciones que tanto CEAT Ávila como CONFAE  hemos reclamado

 

 

desde hace tiempo, “solicitando una apuesta clara, valiente y decidida por los empresarios autónomos, que constituyen la base del tejido económico de la provincia de Ávila”.

Esta nueva ley, que ha de continuar su tramitación en el Senado, es un paso en la buena dirección, que además ha contado con el respaldo de todas las fuerzas políticas, aunque con matices.

Sin embargo, consideramos  que “no es la ley que queremos los empresarios autónomos en su totalidad porque faltan aspectos clave como la cotización por ingresos reales, o la exención de obligación cuando éstos no lleguen al salario mínimo, y la presión fiscal sigue siendo en ocasiones insoportable”.

También demandamos el compromiso de las administraciones en la lucha contra la economía sumergida y la competencia desleal, pues el intrusismo hace daño especialmente al autónomo, y genera una economía sumergida que tiene un peso de aproximadamente el 25% sobre la real, además de conllevar falta de calidad en productos y servicios, y de tener un componente de insolidaridad con todos los contribuyentes.

Para CONFAE y CEAT Ávila, los empresarios autónomos son un pilar fundamental para la economía, por lo que incentivando la actividad empresarial se aumentarían las posibilidades de contratación y el número de cotizantes así como los ingresos, tanto para la Seguridad Social, como para Hacienda.