En el mes de septiembre los precios han bajado en Ávila en un 0,5 % respecto del mismo mes de 2013, lo que supone que junto con León, nuestra provincia ha registrado el mayor descenso en Castilla y León, si bien, si la evolución se fija respecto del mes de agosto de este año, el IPC registra un incremento del 0,1%.

 

 Si hablamos de la repercusión de los grupos de precios en estas tendencias del IPC, podemos destacar que en el marco nacional las caídas en las comunicaciones, el ocio y la cultura, y el transporte son las que más han incidido en la evolución interanual de los precios, seguidas de las bebidas alcohólicas y el tabaco, el menaje y la medicina, por este orden.

 

A nivel regional, podemos decir que el IPC en términos anuales ha variado en -0,3%, - 0,7% en España; mientras que la evolución mensual queda fijada en un incremento del 0,4% en Catilla y León, 0,2% a nivel nacional.  

 

 Si hablamos de los nichos de precios que vienen restando fuerza a la deflación en nuestro país, hay que destacar sobre todo la subida de la luz y la menor caída de los alimentos; el primer factor por cuanto ha repercutido con un 2,2% en los precios de la vivienda, cuyo capítulo de electricidad incluye los gastos de calefacción, alumbrado y distribución de agua. En cuanto a los alimentos, podemos apuntar que su aportación a la inflación es positiva porqué las frutas frescas se han abaratado menos que en el año pasado.    

 
 
 
 
 

Con estos datos, cabe aventurar que la inflación en el conjunto de 2014 se va a mantener prácticamente plana, considerándose que octubre puede seguir en tasas negativas aunque muy moderadas, esperándose que en los últimos meses del año se registren tasas positivas, aunque igualmente muy suaves. Por lo demás, si España mantiene una inflación por debajo del promedio de la Unión Monetaria, como está ocurriendo, ello puede repercutir en una ganancia de competitividad-precio con la Zona Euro siempre que el índice de Precios de Consumo Armonizado mantenga esta tendencia.